Club de Automóviles Antiguos de Chile

Cadillac El Dorado Biarritz 1957

CadillacElDorado _portfolio

Una vez terminada la segunda guerra mundial, Cadillac rápidamente retomó sus operaciones, dedicándose nuevamente a la fabricación de automóviles de gran lujo. En la mayoría de los casos, y en el del automóvil en particular, durante los años que sucedieron a la guerra, el “estándar del mundo” era nada menos que el estándar americano, y Cadillac con su estilo “alado” desarrollado desde 1948 sería el modelo a seguir.

Para 1952, Cadillac dominaba el mundo de los automóviles de lujo. Ni Packard, ni Lincoln, ni Chrysler con su línea Imperial, ni los tres sumados, podían alcanzar a este príncipe del lujo. Los años 50 vieron a Cadillac convertirse en el auto de las estrellas y los políticos. Era posible contar con un Cadillac equipado con todos los elementos de confort conocidos en la época, desde encendedores de cigarrillos automáticos, pasando por interruptores de faros con sensores fotoeléctricos, aire acondicionado, por supuesto vidrios eléctricos, capota de apertura hidráulica, hasta asientos de desplazamiento eléctrico.

El diseño de 1957 se basaba en los prototipos mostrados por Cadillac en la feria Motorama de 1954. El modelo Biarritz se diferenciaba del coupe normal principalmente en su diseño posterior, obra del diseñador Ron Hill. Se construyeron 1.800 unidades en 1957.

Un Cadillac del año 1957 era capaz de viajar a una velocidad constante de más de 160 km/h… a cambio de grandes cantidades de combustible. Su motor de 5.980 cc desarrollaba 300 hp.